Frases cortas de la vida

  • ¿Sabes cuándo te das cuenta que tu destino estaba escrito? Cuando te topas con él en el camino que habías tomado para evadirlo.

  • Un hogar no necesariamente es una casa, ni mucho menos un apartamento; un hogar puede ser perfectamente la palma de una mano, el pecho sobre el que descansas tu cabeza o la mirada en la que te pierdes.

  • Borrar los errores del pasado equivale a quitarle a la vida todo tu aprendizaje.

  • Cuando has encontrado a esa persona con la cual bailar, has encontrado a alguien con quien vivir.

  • No hay buenos ni malos días, hay días que divierten y otros que enseñan.

  • Querer enamorarse es como querer sacarse la lotería: uno se juega las fichas a ello, pero es el destino el que decide si se acierta o no.

  • Siempre que vayas a hablar, piensa en tu interlocutor y en el placer que le darás con tus palabras. Si piensas en tu propio orgullo al contar tus proezas, el reloj ya está contando los minutos que te quedan antes de quedarte sin quien te escuche.

  • Antes de perdonar a nadie, debes preguntarte si realmente te has perdonado a ti mismo.

  • Si hay alguien a quien el dinero subyugue, es a quienes no disponen de él.

  • Si quieres ser recordado, primero tienes que aprender a olvidarte de ti mismo.

  • Sin un ayer que recordar, no hay mañana que construir.

  • La imaginación masculina es la mejor aliada de la suerte femenina.

  • El beso más sincero es aquel que se da en ese gran lugar llamado aeropuerto.

  • Si quieres un amor para toda la vida, dile no al matrimonio.

  • Si aún no has sentido el amor verdadero, recuerda que estás a tiempo: adopta a un animal de la calle y levántale el ánimo a un niño entristecido, y verás el sentimiento que flamea en tu interior.

  • Nada recibe quien todo de la vida lo espera; lo que queremos, tenemos que salir a buscarlo.

  • El engaño te asegura un éxito rápido, pero no te salvarás de una caída estrepitosa.

  • Ten cuidado con el temor que sientes hacia el mañana, ya que es el principal ladrón de los “hoy”.

  • Hay cosas, tales como el amor, la compasión y la empatía, que no se explican, se sienten.

  • El amor sin comprensión es una cáscara vacía.

  • Es imposible llegar a ser inteligente sin haber dudado mil veces acerca de uno mismo.

  • La experiencia es la maestra tirana que nunca te permite concluir tus estudios.

  • El orgullo es el sentimiento más tirano que existe: si lo escupes, salpicas a tu alrededor e irritas a los demás con su ponzoña, pero si te lo tragas, te envenena.

  • No busques amigos perfectos, búscalos amigos.

  • La furia es tan fuerte como para pegar dos corazones para siempre, así también como para destruir a uno de ellos y dejarlo sin posibilidad de una revancha.

  • No hay nada que una buena música y una buena compañía no puedan hacerte olvidar.

  • Nadie te decepciona antes de que te hayas decepcionado a ti mismo.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS